Mi perfil
Regístrate con
- ó -
Recuperar contraseña
47 ronin Hermes d

¡Llegó la película de los 47 Ronin! ¿Qué tal?

24-01-2014
Para que sepan, la historia de los 47 Ronin es una de esas leyendas famosas de los pueblos como los 300 espartanos, los 99 gauchos y/o los 33 mineros, que se van pasando de generación en generación hasta que llegan los de Hollywood, hacen la película y se chacrea todo. La de los 47 ronins

47ronin01

Para que sepan, la historia de los 47 Ronin es una de esas leyendas famosas de los pueblos como los 300 espartanos, los 99 gauchos y/o los 33 mineros, que se van pasando de generación en generación hasta que llegan los de Hollywood, hacen la película y se chacrea todo. La de los 47 ronins es la historia de un número indeterminado de ronins (samuráis cesantes básicamente) que fueron a pelear una guerra contra un ejército gigante para defender el honor de su amo, el Tatita Samurái No Sé Cuánto, que murió por culpa de un príncipe pelmazo que estaba aliado con una bruja brígida, todo porque le tenía ganas a la hija del Tatita Samurái No Sé Cuánto. Es complicada la historia, saben, pero actúa Queno Reeves (Dewán) como el ronin más importante de todos, porque es blanco. Dewán es un compadre que el clan de samuráis se encontró en el bosque cuando niño, y lo adoptaron principalmente para hacerle bulin por “mestizo”. También se burlan de él por su actuación en Drácula, por las secuelas de Matrix y por la fotito esa donde come triste en una banca, pero lo que más les molesta a los samuráis es su mestizaje, y no lo invitan a los cumpleaños, lo dejan afuera del amigo secreto y no lo incluyen en el grupo de Whatsapp. Incluso se enojan cuando Dewán le salva la vida a un samurái y mata a un búfalo gigante mutante, porque no hay honor en que te salve un mestizo, según ellos. Lo que estoy tratando de decir es que los samuráis eran lo peor, drama-queens y mestizofóbicos, sorry Japón feudal pero es verdad.

47 Ronin “Vamos a ir a comer a los chinos, pero tú no puedes ir, Dewán”.

Y aunque lo tratan pésimo toda su vida, Dewán decide quedarse con los mestizofóbicos hasta que tiene cincuenta años porque es masoquista (única explicación). Y bueno como les dije, un día el un príncipe de un clan rival (gil) le tiende una trampa al líder Tatita Samurái No Sé Cuánto (el viejo rockero de Love Actually japonés) que lo deja como la mona con el Shogun (el jefe de todos los samuráis), tanto así que el Shogun lo obliga a suicidarse y ahí recién los mestizofóbicos deciden dejar atrás sus diferencias y unirse para vengarse del príncipe gil, y evitar que más encima se case con la hija del Tatita (también por decreto del Shogun). Es más enredada la cosa, porque la hija del Tatita está enamorada de Dewán y el de ella, aunque la comadre se limita a llorar y a esperar que la rescaten, lo cual es muy poco Trinity de su parte y a nadie les gustan las princesas Peach. Igual Dewán aperra como Mario Bros. y parte corriendo al castillo, acompañado de los demás ronin, y en el camino tienen que conseguirse armas, inventar un plan, pelear entre ellos, etc. Hay caleta de escenas de los compadres a caballo por Japón con el camarógrafo volando en helicóptero encima de ellos como en El Señor de los Anillos, y todo es majestuoso y solemne pero al mismo tiempo hay efectos especiales modernos y criaturas cuáticas, pero lamentablemente: Zzzzzz. 47ronin04

Porque al igual que Dewán, esta película es mestiza pero no solo eso, tiene crisis de identidad, y heavy. Porque por una parte tiene monjes guerreros demonios con cara de pájaro que pueden pelear a súper velocidad, gigantes horribles de peleas clandestinas, brujas malas que comen sashimi con el pelo (lo juro), y también dragones y monstruos, pero por otra parte es toda seria y se jura película japonesa de introspección espiritual solemne de alta profundidad artística. O sea, es como un compadre disfrazado de Conan el Bárbaro con los músculos aceitados, la espada ensangrentada y el casco con cachos, pero que se sienta en la biblioteca a leer poesía (metáfora). Lo que estoy tratando de decir es que esta película debería haberse decidido mejor entre ser película seria de hechos históricos reales, o tirarse completamente a la piscina de las fantasía. ¿O no? Así como está uno no sabe si aplaudir y entusiasmarse cada vez que pasa algo increíble, o amurrarse en el asiento a esperar que el compadre queme completa la velita de la deshonra mientras sale la luz de la luna. Los vestidos y los castillos y toda la onda samurái es filete, no me malinterpreten, uno se queda hipnotizado mirando las escenas en que todos los compadres se forman para las ceremonias y la cacha de la katana, pero de pronto me di cuenta de que habían pasado siete horas y seguíamos todos hipnotizados con los trajes y los palacios, pero apenas podíamos diferenciar a cuatro o cinco de los 47 Ronin. Tampoco pido que contaran la historia de cada uno por separado (estaríamos en el cine hasta la graduación de nuestros nietos) pero por lo menos que pareciera más equipo la cosa. No sé si vieron esa película 13 Asesinos pero ahí uno entendía que los compadres eran equipo y todos hicieron lo suyo. ¿Acá en cambio? Les juro que si se llamara 2 Ronin y el Guatón sería más honesta la película. Y a propósito de mentira, no voy a nombrar a nadie, pero uno de los personajes del póster sale con suerte en siete (7) segundos de película. (Pista: Tiene tatuajes). 47ronin03

Me gustó ver a la comadre de Pacific Rim haciendo de bruja cuática, y a diferencia de los mestizofóbicos a mí me cae muy bien Dewán y siempre le hago barra, pero tengo que ser sincero y decirles que esta película es ahí no más. Después de calentar la sopa trece horas con la batalla final, me dejaron con las ganas y no pasó nada. Y debo declarar esta película como otra de las víctimas de la moda de hacer películas violentas que NO TIENEN NADA DE SANGRE. Igual que Guerra Mundial Z acá hay cualquier sablazo y desmembramientos pero la única escena en que se ve algo de sangre es cuando los ronin deciden firmar un pergamino y estampar la huella digital en el documento. Como son honorables deciden hacerse un tajito en el dedo y timbrar con sangre y sería todo. Así que si andan buscando películas sangrientosas mejor quédense en la casa a ver Avenida Brasil que apuesto tiene más que 47 Ronin. Eso sería, cabros. Lamento traerles malas noticias pero mi compromiso es con la verdad. Si rallan la papa con los samuráis y la onda japonesa igual les va a gustar, pero si buscan más el placer fliméfilo de las aventuras y la entretención, yo que ustedes paso. Lo siento. Treinta millones cuatro mil estrellas (de ninja) y un Sernac Award al compadre de los tatuajes por colarse tan descaradamente en el poster, todo para atraer a las masas de espectadores que mueren por verlo en pantalla gigante. Ojalá Hollywood la haga mejor con 33 Mineros. PD. ¿Cómo nadie se vengó del Shogun? Todo fue su culpa, encuentro.

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente