Mi perfil
Regístrate con
- ó -
Recuperar contraseña
LG Solar Grill, Cocina al Microvapor

LG Solar Grill, Cocina al Microvapor

07-10-2011
Podría sonar hasta injusto que el nuevo y más revolucionario microondas se llame Solar Grill, cuando sus funciones son bastantes más que dos. De acuerdo, ningún nombre es técnicamente capaz de comprimirlo todo, pero convengamos que, además de la grilla, el atributo que más nos puede volar la cabeza es –muy posiblemente– la cocción al

Podría sonar hasta injusto que el nuevo y más revolucionario microondas se llame Solar Grill, cuando sus funciones son bastantes más que dos. De acuerdo, ningún nombre es técnicamente capaz de comprimirlo todo, pero convengamos que, además de la grilla, el atributo que más nos puede volar la cabeza es –muy posiblemente– la cocción al vapor. Sí, un microondas con grill y vapor. ¿Ven el signo +? Eso. Las dos cosas. Y como está todo condensado en una misma maquinita –preciosa e imponente– incluso podemos combinar ambas funciones, aunque a primera vista no nos atrevamos a hacerlo sólo porque queremos probar sus límites.

El asunto es que los límites son pocos. Y los pasos también. Si tienes unos espárragos a mano, puedes hacerlos al vapor en menos de 10 minutos. Es, en realidad, cocina al microvapor. Vapor optimizado gracias a una tapa metálica –no saca chispas– que atrapa el calor y la humedad, y un recipiente perforado que permite descansar los productos sobre el agua y evaporar. Yo no quise hacerlo con agua. Hice una infusión con té, cosa que los espárragos tomasen ese sabor. Y no de cualquier té: de uno negro. Y no de cualquier negro: de un lapsang souchong, un té chino ahumado. Suena bien, ¿no? Bueno, sabe mejor. El té le da relieves, ligeros tonos de humo –incluso resabios de tabaco– y una incipiente astringencia que gusta.

¿Cómo hacerlo? Pesar los espárragos –para saber con exactitud cuántos gramos poner al momento de programar–, lavarlos, retirar los primeros dos centímetros de tallo, adelgazar ligeramente la corteza con algún pelapapas y colocarlos sobre la bandeja vaporera del microondas. Abajo, donde va el agua, colocar el té ya infusionado por 4 minutos. Tapar. Elegir la función de cocina al vapor y elegir el ingrediente. Puse brócoli, porque se parece en estructura a los espárragos y me asegura cierta turgencia que me gusta. Luego, el peso –en este caso, 400 gramos, expresados con un 0.4– y, casi mágicamente –además de la forma silenciosa con que trabaja, que se agradece– el vapor comienza a hacer lo suyo. Nueve minutos después, los espárragos están listos. Cuidado con la tapa, que está muy caliente. Y voilá. La cocina ya huele a lapsang y nuestra mesa ya está de verde.

Lo sabemos: este tipo de notas tienen algo que se llama appetite appeal. Es nuestro plan de seducción culinario. Por eso, y porque presume un acto irresistible, ahora es momento de que ésta y otras ideas queden plasmadas en un espontáneo recetario.

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente
por Gustavo Mardones
En serio se puede hacer eso en un microondas? yo aun no me convenso para comprarme uno porque siempre imagino que a lo mas lo utilizaré para un buen pan con queso.