Mi perfil
Regístrate con
- ó -
Recuperar contraseña
stream

Hijos del streaming

24-10-2018
Hasta nuestros padres y abuelos están cayendo junto a nosotros en las garras del on demand y no puedo culparlos. “Lo que yo quiera cuando yo quiera” es una consigna demasiado seductora para no aprovecharla, una tendencia mundial que en Chile se refleja en miles de personas subiéndose a la micro de las plataformas de streaming y dejando en el paradero al cable y la tv abierta.

stream

Hace un tiempo mi mamá descubrió las bondades de usar mi contraseña de Netflix. Bastó que la llevara de la mano hasta Gilmore Girls, Downton Abbey y Grace & Frankie para que me soltara y volara por su cuenta. Creé un monstruo. Ahora no hay semana en la que no pida alguna recomendación a mis hermanos o a mí, porque un catálogo tan amplio de posibilidades la abruma un poco. Y la entiendo. Proviene de una generación que no está acostumbrada a elegir, cuando la televisión abierta era una novedad y tener un par de canales ya era un milagro. Vivió la época de auge del TV cable, que ya significaba toda una revolución, pero seguía siendo contenido manejado por cada canal y supeditado a un televisor.

Con las plataformas de streaming ahora no sólo las pantallas se multiplicaron sino que el poder lo tiene el usuario, y ahí viene el me gusta pero me asusta. Las opciones son tantas –de qué, cómo y cuándo– que hasta el más avezado millennial se puede marear. No podría juzgar al que prefiere quedarse en la comodidad de Netflix (el catálogo más popular) y no seguir explorando. Sin embargo, los chilenos destinan su consumo de datos (fijo y móvil) mayormente a streaming de video según un sondeo liberado esta semana por la Subtel, así que qué mejor que tener más terreno donde aventurarse. Hay todo un mundo allá afuera cabros. El on demand vive su momento dorado y hay varios que defienden su tajada de la torta. ¿Quiénes?

HBO Go. Son los responsables de que Juego de Tronos haya salido a la luz para alegrar nuestras vidas. HBO ya no es un mero canal de cable sino un servicio continuo de películas y series originales –más mucho material de archivo, que suman dos mil títulos– que desembarcó en Chile el año pasado y puedes disfrutar cuando se te dé la gana si pagas $7.700 mensual. Desde la premiada Big Little Lies pasando por True Detective o Westworld, hay mucho que ver y tan poco tiempo libre. Uf.

FOX Play. En los noventas, Fox era mi canal favorito porque ahí daban Los Archivos Secretos X. Ahora sigue estando entre mis favoritos gracias a esta app, no sólo porque puedo volver a ver los capítulos de Mulder y Scully cuando quiera, sino porque la disponibilidad de contenidos originales va creciendo con especial énfasis en producciones latinoamericanas, como Sitiados (con Benjamín Vicuña), El Negocio o Cumbia Ninja. Además es la casa de The Walking Dead y transmiten joyas televisivas como This Is Us. Si estás suscrito a un operador de cable y tu contrato incluye el canal FOX Premium, ya tienes acceso gratuito a esta plataforma online.

Amazon Prime Video. No estoy suscrita y me pican los dedos. He pospuesto la decisión sólo porque me siento al borde de la adicción –y ya sabemos que es posible–, pero como esta plataforma se metió con todo en los últimos premios Emmys, es perfectamente posible que me resigne al placer de más películas y series que acumular por tres dólares mensuales (durante los primeros seis meses. Después sube a seis dólares). The Man in the High Castle y The Marvelous Mrs. Maisel son sólo dos muestras de lo potente que comienza a ser este catálogo. No es tan abundante como Netflix y eso lo deja atrás en la carrera por ahora, pero su potencial está más que claro.

OndaMedia. Aquí los golpeé. ¿Saben que hay un servicio de streaming gratuito, de películas, series y documentales chilenos? Creada por el CNTV, sólo requiere que te registres y ya puedes ver hasta ocho producciones al mes sin pagar ni un centavo. El catálogo aún es pequeño pero se pueden encontrar tesoros como La Nana, El Club, Neruda y No, nominada al Oscar el 2013.

Hay más, como los servicios que ofrecen las compañías telefónicas tipo Claro Video o Movistar Play, o aquellas plataformas aún no disponibles para Latinoamérica como Hulu (responsable del hit The Handmaid’s Tale), lo que deja muy en evidencia la tónica actual. No me atrevería a decir que es “la tendencia que se mantendrá en el futuro” porque, no sé si se han fijado, pero el futuro es más incierto que un terremoto. Creemos poder adelantarnos a lo que estaremos viendo (y cómo lo estaremos viendo) en diez años más, sólo para que en ese día de aquí a diez años nos demos cuenta que no sabíamos un carajo y que en el camino surgieron veinte ideas que jamás se nos habrían ocurrido. Yo sólo sé que Es el fin del mundo tal como lo conocemos, como decía REM, y lo veremos volver a cambiar mientras apretamos play.

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente