Celulares y Conciertos: ¿Oportunidad o un vicio más?

Casi no hay semana que no esté marcada en nuestros calendarios melómanos con algún show nacional o extranjero.  La inversión en tiempo (¡sobre todo en dinero!) además de la irrepetible experiencia, son elementos que quedan a fuego en nuestra memoria…Pero también en la de nuestros queridos smartphones.

Ya no hay espectáculo en vivo donde, entre la multitud que alza las manos, no aparezcan un par de teléfonos lanzando flashes desesperados. Gran ejemplo de lo fácil, rápido y simple que es el proceso de compartir nuestras experiencias en vivo, fue Lollapalooza . Tal como en esas inolvidables jornadas de abril, cada vez que llega alguna ilustre visita musical al país, nuestros timelines de Instagram, los Trending Topics de Twitter o el muro de Facebook se llenan de experiencias que no estamos viviendo, pero sí viendo a través de esos amigos que lo documentan todo y lo comparten con un click.

Pero, ¿qué pasa cuando olvidas disfrutar el momento por sacar y subir fotos? En un montón de conciertos a los que he ido, suele suceder que justo ese pequeño ángulo que queda entre varias parejas de gigantones es ocupado por un celular que nunca quiere bajar al bolsillo de su dueño/a. Así, ves más los flashazos ajenos que al músico que está tocando.

Ahora, si quieres ser un as y buscar el equilibrio entre la emoción y el recuerdo, te dejamos algunos tips para que tus fotos sean las mejores y te luzcas:

  •  El flash, estando lejos o cerca no servirá tanto como si arreglas la exposición de la cámara de tu celular. Así, entrará la luz natural del espacio, te ahorrarás esas fotos oscuras a pesar de él y hasta ahorrarás batería.
  •  Espera a que el concierto avance y cuando todos estén más calmados, saca algunas fotos tratando de estar lo más quieto o quieta posible, dado que a mayor exposición, más tiempo tu teléfono está captando la imagen. Eso, sumado a que no dejes de apuntar al objetivo hasta que la pantalla se vuelva oscura, hará que tus fotos no saldrán borrosas.
  •  Muchas veces, menos es más. Procura captar un momento por algunos segundos, luego revísalos y súbelos a través de plataformas como Instagram , que es la más masiva y que además salva de apuros con sus filtros.

Punto aparte son esas cabecitas de pollo que olvidan silenciar su teléfono en algún espectáculo que demande el mínimo de ruido. ¿Conocen algo más molesto que un ringtone en plena función de cine o de teatro? ¡Y pensar que todo se soluciona apretando un botón!

Cualquier cosa siempre es buena en su justa medida. Un check-in en Foursquare y un par de lindas fotos podrían bastar para notificar el panorama en las redes, para que así el resto del tiempo sea sólo vibrar y gozar de tu artista favorito sin más intermediarios que tú mismo. Aunque admitámoslo: lo que nos queda de memoria en este mundo tan rápido y loco sería menos sin todos esos aparatitos que nos facilitan la vida.

Y si no, ¿Te imaginas calmando tus fanáticas ansias celulares en cualquier show? Vuelve mentalmente a los años 60, 70 u 80, cuando los Beatles , Queen o los Rolling Stones hacían esos espectáculos que pasarían a la historia… Todos sobrevivieron de lo más bien sin siquiera alcanzar una instantánea, fíjate.

Así que ir a un concierto y sacar mil fotos, como diría Charly García , “Es solo un vicio más”.