El Sorprendente Hombre-Araña: ¿Sorprende o no?

The Amazing Spiderman

Este es el año de los superhéroes, cabros. Primero llegaron Los Vengadores y como si nada agarraron nuestros globos oculares y les hicieron camotera con callejón oscuro y manteo con patadas, y ahí quedamos. Y en tres semanas más llega el Dark Knight Rises y como todos sabemos, nos va a agarrar la cabeza y nos va a hacer la media china en la piscina de OH MY GOD, y nos vamos a ahogar en ÁNDATE CABRITO, porque el Calendario Maya en realidad era para medir los estrenos de películas buenas y por eso se acaba el 2012.

¿Y qué mejor que un poco de Spider-Man para entretenernos mientras tanto? Total la última película de Spider-Man se hizo el 2007 y nadie se acuerda de lo que pasó hace tanto tiempo, la mayoría no había nacido siquiera, así que todo bien. Y a nadie le caía bien ese Spider-Man tampoco, siempre teniendo atados con la Mary Jane que lo brujeaba y siempre siendo sermoneado por la abuelita con que el gran poder tiene una gran responsabilidad. Y no sé de dónde salió la abuelita con ese sermón si ni sabe que el otro es superhéroe. Cualquier cosa le dice porque está senil y le achunta de chiripa, y el Spider-Man todo urgido. Me caen mal todos en las películas antiguas del siglo pasado de Spider-Man, saben qué más. Todos menos el J. J. Jameson, ese la lleva.

Lo que sí tengo que ser responsable y recordarles quién es Spider-Man a las nuevas generaciones que no tienen cómo conocer a estos personajes de antaño. Spider-Man es un compadre común y corriente que se llama Peter Parker y que un día lo pica una araña mágica y le traspasa sus poderes arácnidos, así que ahora el compadre puede esconderse en los rincones, dormir inmóvil en la tina y hacer movimientos repentinos cuando uno lo amenaza con papel Confort. También puede hacer cosas que no hacen las arañas como tener súper fuerza, saltar entremedio de los edificios y hacer poses, así que en general yo creo que Peter Parker salió ganando.

The Amazing Spiderman

Lo malo es que Peter Parker es pobre así que a diferencia de Iron Man o Batman el compadre no tiene plata ni para andar a pie, así que todos lo sermonean y lo ningunean, y le dicen que tiene que hacer esto o lo otro. La gracia es que es busquilla Peter Parker, e igual se las arregla para estudiar, trabajar y columpiarse entre los rascacielos por las noches. Lo positivo es que por lo menos es de Nueva York el compadre, imagínense hubiese sido chileno, andaría dando pena y tendría que irse en micro hasta la Torre Entel o la Coronta de Choclo Center.

Bueno en esta película cambiaron a todos los actores porque ya murieron de viejos y Peter Parker esta vez es el flaco ese de La Red Social que lo estafaba el amigo. La minoca es la de Zombieland y los abuelitos que sermonean son esta vez el papá de Charlie Sheen y la mamá de Forrest Gump, así que uno ya sabe que los consejos van a ser inútiles y/o tener metáforas con chocolates (todo bien).

No hay amigo millonario esta vez, y el malo-que-al-principio-es-buena-onda es ni más ni menos que el amigo flaitongo de Notting Hill, haciendo de científico que le falta el brazo. Este científico hace experimentos con lagartijas, que tienen el gran poder de regenerar los miembros que les faltan y no tienen ninguna gran responsabilidad, demostrando una vez más que la abuelita de Spider-Man estaba senil. Y bueno, todo pasa como uno se lo espera en verdad, y eso es lo que menos me gustó de la película. La sensación de “¿Ya Y?”.

Los que estén esperando algo completamente distinto a las otras Spider-Man se van a decepcionar heavy, porque esta película no es Batman Begins de Cristopher Nolan después de Batman de Tim Burton. ¿Saben qué película es esta? Es El Increíble Hulk después de Hulk. Cambiaron los actores, algunas cosas les quedaron peores, otras les quedaron mejores, pero en general es la misma cuestión no más.

LO QUE LES QUEDÓ PEOR.

El origen de Spider-Man. A estas alturas todos se saben de memoria el cuento de la araña mágica, y que al compadre le van a aparecer súper poderes. Lo malo es que en esta película todo es más atadoso, o más penca, o más fomeque. Resulta que el papá de Peter Parker también era científico, y experimentaba con arañas, y desapareció, y el amigo del papá, etc. La araña mágica se demora cien años en aparecer, pero bueno. Tampoco tiene el mismo impacto la aparición de los poderes, encontré. En la Spider-Man antigua había una escena maestra en que Peter Parker se daba cuenta de que era rápido, y de que sus sentidos funcionaban mejor, y el peliculasta hacía que todo se hiciera ultra lento salvo Peter Parker, y la cámara recorría el pasillo, los casilleros, se acercaba a una mosca gigante, y todo bien. ¿Se acuerdan? Acá no hay nada tan maestro como eso. Y las telarañas no le salen espontáneamente, las compra por Internet (lo juro por Dios).

The Amazing Spiderman

El origen del superhéroe. Ya, todos saben que algo pasa que hace que Peter Parker decida transformarse en Spider-Man. Es algo mala onda, que involucra la delincuencia, uno o más balazos y la posible muerte o no de un personaje mayor importante para Peter Parker. En la película antigua esto era filete, y le llevaba acción y todo pasando. En esta película me sorprendió lo fome y rápido que fue todo. Parecía un Spider-Trámite. Ni acción tuvo. No es por decirles frases hechas, peliculastas, pero se la farrearon. Y con gran poder etc.

La onda general. Esta me va a costar explicarla, pero lo intentaré. Si uno la piensa un poco, la historia de Spider-Man igual es medio tontorrona. Hay arañas mágicas, científicos que hacen experimentos mula que siempre los transforman en supervillanos y abuelitas sermoneando. Todo es así exagerado y chistoso, y las películas antiguas eran enteras así, así que a uno le daba lo mismo cuando un personaje se disfrazaba de juguete y salía a pelear contra Spider-Man (el Duende Verde), o cuando el otro científico quedaba con tentáculos en la espalda (el Doctor Tentáculos). Acá quisieron hacerla más en serio, con música más normal y con gente más normal, así que algunas cosas quedan EL DOBLE DE TONTORRONAS cuando pasan. El científico Lagartija-Man por ejemplo, es más del universo de las otras películas más que de esta, me comprenden. Y las canciones onderas no sé si ayudan tampoco.

El peliculismo. A ver, seamos claros. Nunca he sido muy fanático de las películas viejas de Spider-Man, pero hay que reconocer que tienen algo bacán, y eso es el PELICULISMO TOP. Como la escena en que Peter Parker cacha que tiene poderes. O la primera vez que se trepa por una pared. Los efectos especiales no eran tan buenos en esa época pero la cámara hacía cosas cuáticas increíbles. ¿Y en la 2 cuando operaban al Doctor Tentáculos? A todo PORK. ¿La pelea en el metro? Maestra. Hasta la 3 que es la peor tenía escenas bacanes, como cuando Arena-Man aparece por primera vez. Bueno lamento informarles que esta película no tiene ni una sola escena tan bacán como esas que nombré. Ninguna con tanto estilo ni peliculismo ni nada. Pero bueno. Algunas cosas les quedaron mejor.

LO QUE LES QUEDÓ MEJOR.

Los personajes principales y el amorsh. El Peter Parker y la comadre la llevan en esta película, y hacen que le perdone todas las que se farrearon. Me cayeron bien estos dos. El Red Social y la Zombieland son graciosos, hacen que uno haga “Aaw” y en general los dos tienen más onda que todas las otras Spider-Man combinadas y con todas las Twilight de yapa. Quizás a los que se las dan de machos recios y no quieren que los superhéroes tengan sentimientos esto no les va a gustar, pero yo lo encontré bacán porque soy galán y sé que los machos recios tienen su corazoncito. Así que bien.

The Amazing Spiderman

Los efectos especiales. En general el Spider-Man se ve mucho mejor que el antiguo, encontré yo. Se nota igual que es un efecto de computación, pero no parece de goma como antes, y tiene más detalles, y se le nota perfecto al traje la textura de pelota de básquet. También tiene unas escenas en que el camarógrafo va en la cabeza de Spider-Man que me llegaron a dar vértigo.

El malo. Lejos lo peor de la Spider-Man antigua es el malo. La dura, el Duende Verde no salvaba a nadie y parecía juguete, todo mal. Bueno este Lagartija-Man le pega mil patadas al juguete, y da pena porque en el fondo es un pobre compadre que lo único que quiere es tener dos brazos para poder jugar Play, taca-taca y hacer la coreografía de YMCA. Cuando se transforma en Lagartija-Man no me gusta mucho la cara que tiene, pero en general es maestro. Como un mini Godzilla con delantal de científico. Y pelea bacán.

Ahora que lo pienso también me gustaron otros personajes como el suegro (el papá de la Zombieland). El compadre es un policía y se supone que es todo pesado porque anda buscando a Spider-Man, pero uno lo entiende y la hace barra igual. Además que uno inconscientemente trata de tener buena relación con él porque es suegro, ustedes cachan. Lo que estoy tratando de decir es que la Zombieland está como quiere. Fui-Fuiu. Mamacita. Es una excelente actriz.

También fueron pillos los peliculastas al no incluir el diario donde trabaja Spider-Man porque es IMPOSIBLE que J. J. Jameson les hubiese quedado tan bien como en las otras. Va a ser difícil esa, te encargo encontrar un actor para el viejujo gritón apestoso tan seco como el otro.

BALANCE GENERAL

Entrete esta Sorprendente Hombre-Araña, pero hay que reconocer que las antiguas tenían cosas maestras que esta nueva versión no consiguió mejorar así que da un poco lo mismo y no sorprende tanto, sorry. Si les gusta Spider-Man yo creo que lo van a pasar bien, principalmente porque los personajes caen bien y porque la historia es entretenida aunque uno ya se la sabe (¿o es entretenida precisamente porque uno se la sabe? ¿Ah?).

Ahora, si ODIARON las otras Spider-Men no creo que esta les guste mucho, porque son casi iguales salvo los puntos que ya les dije. Decidan ustedes. Y si no les gusta NADA el personaje de Spider-Man y sus cosas, no sé para qué se van a ir a meter al cine a ver algo que no les gusta, ¿son giles acaso? De hecho no sé ni para qué llegaron tan abajo leyendo esta crítica, vayan al sicólogo, qué onda.

The Amazing Spiderman

Ah y la pregunta de siempre.

¿Vale la pena verla en 3D? Las escenas que más me gustaron en 3D fueron esas en que el camarógrafo se pone en la cabeza de Spider-Man y pasa columpiándose entremedio de los edificios etc. También se ve increíble una parte en que la cámara está justo encima de un rascacielos. Lamentablemente estas escenas deben ser como el 15% de toda la película y en general la tercera dimensión me dio lo mismo. Así que véanla en 3D sólo si les sobra el dinero y no me lo quieren regalar a mí. No se perderán de mucho si la ven en 2D.

Y bueno, señores. Ojalá les haya gustado esta crítica. Si no, en un par de años más puedo hacerla de nuevo cambiando algunos detallitos por aquí y por allá y agregándole un adjetivo al título como La Sorprendente Crítica a Spider-Man y todos felices. Doscientos cincuenta y tres millones catorce mil catorce estrellas y un How You Doin’ Award a la Zombieland por sus excelentes aptitudes para el drama.